Archivo de la etiqueta: tomarconciencia

El dolor tiene su sentido de ser.

Estándar

Este texto fue creado para la página de facebook Artemisa Psicologia, que en breve abrirá su blog

Te quedas sin aire, sientes una presión constante en el pecho, te duele el estómago y vas demasiado a menudo al baño o demasiado poco, duermes mal desde hace un tiempo, las ojeras te delatan, no comes o comes mucho, no ríes con el alma, siempre estás pensando que sólo es cuestión de tiempo, que ya se pasará, que ya se solucionará, que ya cambiará, mientras te evades para no sentir con alcohol, drogas o medicación porque es más fácil, porque así no sientes, así evitas, así no sales de tu comodidad, no confrontas, ni siquiera te lo planteas, mientras tu cuerpo grita, tu alma llora y tu te marchitas.

El malestar, el dolor, el sufrimiento…tiene su sentido de ser, date tu tiempo, no vayas como kamikaze, reflexiona, toma conciencia, escucha lo que sientes y cuando tengas la fuerza y la decisión actúa sin miedo o con miedo pero en el momento oportuno para ti y por ti, no que te impongan, ten compasión, escúchate, compréndete, conócete y mimate por ese camino que sea lo que sea, será para mejor y ya desaparecerá la presión en el pecho, encontrarás aire que respirar, comerás y dormirás con normalidad, y reirás con el alma o sonreirás desde la serenidad.

Texto e Imagen: Cecilia Ruano

 

La imagen puede contener: 1 persona

 

Sé tú. (Be Yourself)

Estándar

Mientras fregaba los platos a mano (ejercicio meditativo en mi caso) me han venido un par de recuerdos a mi cabeza y he decidido escribir sobre ello.

Una vez me enamoré hasta las trancas de un chico, ni a primera ni a segunda vista pero si progresivamente porque tenía un carácter excepcional que es lo que verdaderamente importa, no voy a contar como surgió la historia ni cómo se desarrolló pero si de esa experiencia rescato para esta entrada el comentario de una amiga íntima que precisamente fue quien presentó al chico en cuestión, este fue “para gustarle a funalito debes ser menos tú y más como x”, “para que conquistar a funalito debes ser menos independiente y menos directa”, yo era joven e ingenua aún pero me dije que no quería gustar a nadie sin ser yo, a veces lo conseguimos y a veces nos olvidamos de ellos, si no tenemos conciencia nos escondemos tras máscaras que muestran un yo antinatural pero con el que no sentimos protegidos mientras se nos enquistan un número determinado de malestares.

Este tipo de mensajes se convierten en introyectos que nos minan la autoestima y no nos dejan ser como realmente somos, evidentemente no fue ni la primera ni la última vez que he escuchado algo así, hace poco de nuevo me comentaron que quizá debería mostrarme menos independiente y así conseguiría algo más de otras personas, quizá ese día me quejé de algo pero en ningún momento insinué en dejar de ser yo misma, también otra gran amiga en su momento me dijo que debía hacerme algo la “tonta” para que mi pareja, al que ella no conocía apenas, se sintiera más seguro de sí, yo me opuse a ello, si no me aceptan como soy aunque por el camino me duela el rechazo no tiene sentido mantener una relación íntima, al igual que si yo no acepto a la otra persona tal cual es, otra cuestión ya es el ceder, dónde, cómo y cuándo ceder, el conocerse y adaptarse, pero en la medida de lo posible no dejar de ser quien somos de verdad, y esto cuesta tanto porque esos introyectos ya comienzan desde la infancia, y vienen desde nuestro origen familiar, y no es tan fácil tomar conciencia por ello (y por mucho más) la Psicología tiene su utilidad.

Pero en esta pequeña reflexión recomiendo tomar conciencia de ello y no permitir a otras personas que nos digan que no seamos como somos, especialmente si a nosotros nos gusta y no hacemos daño a nadie.

Si las actitudes que tomamos hacen daño a otros y a nosotros mismos, entonces si es momento de plantearse un cambio, pero probablemente si eso sucede es porque no nos conocemos, no nos respetamos y no nos estamos permitiendo ser nosotros mismos.

Pd: Repito imagen, pero es la que lo expresa, e intento que casi todo sea de cosecha propia 🙂

by21