Un poco de lo que es la Felicidad para mi.

Estándar

Recientemente he recuperado mi capacidad de poner humor a cosas tontas que me pueden afectar en días malos; y estoy muy orgullosa; claro que tengo que gestionarlo mejor, porque puedo molestar a quienes más quiero pero cierto es que necesito esto para que no se me enquisten y vaya a peor.

Esas cosas tontas que me afectan en días malos son los escaparates de cuestiones más profundas, cambios en la vida, confrontaciones con personas que pueden no ser de mi agrado, ansiedad derivada de ello, sentimiento ocasional de sentirme presionada, mi niña interior que resurge; la jodida; de sus cenizas y empieza a ser caprichosa, egoísta y pedigüeña, a veces me olvido de la adulta, especialmente si no me paro a pensar y sentir durante unos minutos lo que me está sucediendo en mi interior y tengo el botón ON de mi robot activado al despertar ya sumido en mi rutina, tengo que recordar que puedo ponerlo en stand by durante unos minutos y puedo tomar distancia para no contagiarme de la ansiedad ajena, con la mía ya tengo bastante.

A todos nos pasa, todos hemos sufrido en la vida ausencias, migraciones, despedidas dolorosas; nunca me olvidaré de la marcha de cada una de mis amigas de Madrid, esas lágrimas en los aeropuertos ;discusiones que no comprendemos, rupturas de pareja dramáticas, muertes, peleas con amigos, abusos del tipo que sea, infidelidades, secretos; por cierto los secretos familiares hacen gran daño a todos los miembros de una familia; crisis de identidad, crisis económicas, pérdida de empleo, sentir que vives en tierra de nadie, que nadie te entiende, impedimentos físicos o psíquicos. Y a veces esto, desde lo emocional, se dispara con actitudes difíciles en épocas de ansiedad.

La cuestión esta en tener comprensión hacia los demás y hacia uno mismo, porque  todos nos podemos equivocar, pero también lo podemos solucionar y para mi el secreto de la vida tranquila y feliz no está en que no cometamos errores, o no nos enfademos, o no discutamos, o no suframos, está en aprender a lidiar con ello, en solucionarlo lo mejor posible cuando venga, en permitirse el período de estar triste y rabioso, en pedir ayudar si se necesita; en escribir cartas para desfogar que nunca vas a enviar y quemarlas si hace falta a modo de ritual; en pegar gritos hasta quedarte sin aire en el punto más alto de una montaña; en hablar con esa persona querida y ver que a pesar de todo os amáis, porque os comprendéis y os veis el uno en el otro, más que decir lo siento o pedir perdón sentir que nos entendemos, el ponerte en sus zapatos de verdad, te hace aceptarlo tal y como es, aunque en algún momento te reconcoma alguna de sus manías, así puedes ver sus valores y su valía, que es igual que la tuya.

Sin dejar de ser uno mismo, sin dejar de verte a ti y a quien tienes al lado, sin dejar de recordar que todos tenemos nuestras batallas, sin dejar de sentir compasión, que va más allá del perdón.

“Sé amable, pues cada persona que encuentras está librando una dura batalla.” – Platón

Anuncios

Comprender y Manejar el Miedo a la Soledad

Estándar
Artículo elaborado específicamente para la página de facebook: https://www.facebook.com/personasqueamandemasiado/?fref=nf
El miedo a la soledad es un temor muy habitual en nuestros días, con consecuencias a menudo nefastas para nuestro bienestar, por ejemplo puede conseguir que adoptemos un comportamiento permisivo e inclusive sumiso, olvidándonos de poner límites y tal vez ni siquiera logremos estar en buena compañía.
“La soledad que sientes con otra persona, la persona equivocada, es la más solitaria de todas”. Deb Caletti.
El resultado de todo este miedo puede derivar en dependencia emocional o codependencia y uno de los caminos es aprender a estar en soledad, a hacer las cosas de manera independiente, a caerse cuando toca y a pedir ayuda cuando es necesario; no vivir en los extremos; obtener un equilibrio que nos haga estar en sintonía, sintiendo bienestar y orgullo, manejando el miedo que puede provocarnos anticipar circunstancias irreales.
El temor a la soledad se puede observar en la aceptación de chantajes emocionales con tal de que la relación con la persona que corresponda no flaquee o no se rompa, implica que la base de nuestra felicidad aparente esté asentada en la felicidad ajena olvidando por completo nuestras necesidades, ya que en estas circunstancias nuestro fin primero es no sentir la soledad a toda costa. Puede incluso que dejemos de hacer aquellas cosas que nos entusiasman o simplemente nos agradan si afecta de algún modo al objeto de nuestra atención, amor, compañía. Puede resultar en situaciones de maltrato; humillaciones, vejaciones, prohibiciones, aislamiento, maltrato físico; quedándonos en relaciones destructivas porque pensamos; y si lo pensamos lo sentimos; que la soledad es peor en estos casos que estar en mala compañía. Nos afectarán muchísimo las opiniones de las demás personas,tendremos la necesidad de complacerles constantemente para ser felices. Es una utopía hipotecar nuestro bienestar en base al bienestar u opiniones ajenas, estar expectante a la opinión de quienes tienen temperamentos e historias diferentes a las nuestras; es imposible que todo el mundo hable bien de ti , esto al no verse cumplido sólo genera frustración.
Hay que trabajar aquí la autoestima. Aprender a estar contigo mismo/a. A aceptarnos con nuestros pros y contras. A valorar nuestros fracasos y reconocer nuestros éxitos dentro de nuestra propia evolución sin compararnos. Cuando nos abracemos, amemos, aceptemos, podremos perder el miedo a la soledad y estar en compañía sin abandonar nuestra libertad.
El sentimiento de soledad es absolutamente algo subjetivo, especialmente cuando se trata de la soledad emocional, también existe la soledad social que es algo que se puede valorar de manera más objetiva en el caso de personas que carecen de redes sociales o éstas son superficiales, ya que hay que distinguir el aislamiento social por decisión propia debido a los motivos que sean, del sentimiento de soledad. El punto importante para valorar esto y que haya que trabajarlo es el sentimiento subjetivo de angustia y tristeza que genera y que se vive generalmente de modo intenso con ansiedad y depresión.
Somos seres sociales y esto lo demuestra el conocido estudio de Harlye Harlow “La madre de alambre” sobre el apego, y la necesidad que tenemos de afiliación que ya Maslow señalaba en su pirámide justo después de las necesidades básicas. Todo esto yo lo definiría a grosso modo como que somos seres sociales para trabajar en equipo pero también necesitamos hacer parte de investigación de manera individual para luego realizar una puesta en común y que el resultado sea exitoso. Desde que nacemos, estamos en el seno de una familia del tipo que sea, nos relacionamos después con iguales y vamos creciendo aumentando relaciones, perfilándolas y demás, pero si tenemos la capacidad de ir y venir y de que las demás personas se vayan y vuelvan, siendo libres, independientes siempre con respeto y permitiendo ser, lograremos relaciones satisfactorias, no perfectas, pero si suficientemente buenas.
La manera en la que se ha desarrollado nuestro apego es fundamental para entender estos temores que tenemos y el cómo nos relacionamos. Según Bowlby y Mary Ainsowth, los grandes teóricos del apego, existen distintos tipos de apego, a saber:
1. Apego seguro: El padre y la madre tienen una actitud atenta, dan afecto, y el/la menor cuando estas figuras de apego se van, se torna ansioso pero cuando regresan se tranquiliza. Estas personas en su adultez son personas tranquilas, seguras, confiadas, felices y con relaciones generalmente estables.
2. Apego inseguro-evitativo: En este estilo de apego el padre y la madre tienen una actitud indiferente, pasiva o negligente. En su adultez estos/as menores suelen ser pesimistas y no confiar en las relaciones.
3. Apego inseguro ambivalente: Las figuras de apego aquí son inconsistentes e incoherentes, a veces hacen caso y otras no, generando un miedo en el/la menor de quedarse a solas, abandonado/a además un control ansioso sobre la actitud de las personas cuidadoras cuando crecen pueden llegar a mostrarse con ansiedad, dependencia y celotipia o celos y vivir relaciones destructivas.
Estudiaremos el apego más detenidamente cuando hablemos de la familia próximamente, pero me ha parecido importante señalarlo aquí ya que es fundamental para comprender cómo formamos los vínculos y cómo nos comportamos en pareja y por ende también con amistades.
Cuando buscamos estar en soledad para poder entendernos mejor, podremos saber qué camino seguir en las vicisitudes que nos presenta la vida, pero ciertamente cuando optamos conscientemente por ello, no sentimos el malestar. No obstante, todos/as hemos experimentado esa desagradable sensación más de una vez, empezando por la niñez cuando nos separábamos de nuestros padres y madres, continuando cuando sentíamos incomprensión en la adolescencia, hasta la adultez al experimentar un momento difícil en el que no hayamos percibido apoyo que necesitábamos o tal vez nos faltó el abrazo de algún ser querido.
Es importante el equilibrio entre la soledad elegida, para profundizar en nuestro yo y estar con otras personas vinculadas, como seres sociales estos nos satisface, retroalimenta y da energía. A veces la soledad no es elegida pero podemos usarla en nuestro beneficio y tener presente que se trata de una cuestión temporal y que con algo de esfuerzo podemos invertirla.
Habitualmente el miedo a quedarnos en soledad es irracional si nos centramos en la vida que tenemos, en la familia de la que formamos parte, en las amistades o contactos que nos rodean, o si por circunstancias varias es una realidad, si nos abrimos, tomamos iniciativa de conocer gente y profundizar en relaciones, si escuchamos y nos damos la licencia de ser escuchados/as, y exponemos que nos sucede, o preguntamos a personas de nuestro círculo cómo están, obtendremos respuestas, compañía y generaremos vínculos apaciguando ese sentimiento desolador.

8 de Marzo.Día Internacional de La Mujer.

Estándar

No he tenido mucho tiempo para crear un post decente por el día internacional de la mujer , pero hoy será el inicio de una serie de post de mujeres luchadoras, triunfadoras, conocidas o desconocidas, que recordaremos y además nos motivarán.

Hoy como día de la Mujer  y como una de ellas que intenta salir adelante; trabajar, aceptarse tal y como es y crear conciencia; quiero recordar a aquellas mujeres que nos rodean y luchan cada día por ser mejor. En este caso me centraré en mi vida, en quien conozco, en las valientes que trabajan de un modo u otro día sí y día también, para hacerles un homenaje.

Evidentemente la primera está mi madre, la mayor parte de su vida ha sido ama de casa pero no es sólo eso, ella dejó su país por amor, y dejó su trabajo por acompañar a mi padre en el suyo y en su ascenso, emigrando, cambiando de hogar, de costumbres, de amistades, siempre activa, ardiente de conocimiento y fuerte, aprendiendo sola y cuidándonos prácticamente sola a mi hermana y  a mi debido a las exigencias laborales de mi padre. Agradecerle, en este caso a los dos, que nos han inculcado que somos igual de válidas que cualquier hombre, que es bueno que seamos independientes y que tenemos que estudiar  y trabajar para poder vivir a nuestro aire por difícil que nos parezca en algunos momentos, que todos cometemos errores, pero que nos levantamos igualmente y que hay que compartir; una no “ayuda” al marido en casa, una divide las tareas del hogar; por poner un ejemplo. Y agradecer que nos hayan enseñado el sentido de la equidad.

Y en la memoria repaso a las mujeres de mi familia que corresponden a la generación de mi madre y es imposible no admirarlas; mujeres fuertes, concienzudas, con carisma, que no han parado de luchar solas o acompañadas y que siempre han tenido palabras de apoyo y liberación para quién está al lado.

Recuerdo a Nicaragua, que es el país natal de mi madre y su aroma machista ni punto de comparación con España donde también vivimos esto ya sea en distintos estratos sociales, en lo laboral, en los sueldos o en el micromachismo diario, sin embargo también repleto de mujeres trabajadoras que se abren camino en un panorama a menudo desolador para la igualdad en diferentes sentidos.

Ya más de cerquita en mí día a día, tengo que admirar a mis compañeras que además de excelentes profesionales autónomas, son madres, esposas, amigas y de nuevo mucho más. Que también cada día trabajan para que sus pacientes mejoren su calidad de vida, tener una relación satisfactoria con sus parejas y educar con sabiduría y afecto a sus hijos, cosa que implica tiempo completo y pocas horas de sueño y que no se rinden, aunque a veces caigan, eso sólo es para levantarse.

Similares características comparten amigas que no son colegas de profesión pero también trabajadoras, o aquellas que decidieron dejar el trabajo en una empresa para dedicarse a la maternidad que en su derecho están y honorable es, o aquellas que tienen un empleo remunerado y es su pareja quien ha decidido quedarse en casa para el cuidado exclusivo del hogar y los hijos (que sabemos que es un  apasionante y arduo trabajo), o aquellas mamás solteras; en mi trayectoria de vida he tenido la fortuna de conocer de cerca a dos, una de ellas en un voluntariado que realicé, mamá soltera sin trabajo que no paraba de buscar y siempre con una sonrisa en su rostro y sólo tenia amor para dar, o mi amiga que actualmente vive en México que es mamá y pluriempleada.

También admiro a las mujeres que decidieron optar por su soltería, antes de estar en una relación destructiva independientemente de las consecuencias,  siendo casualmente la consecuencia más habitual el desarrollo personal.

Entre mis amigas íntimas están mujeres que trabajan pero no pueden independizarse por las circunstancias con contratos con los que no les llega el sueldo, mujeres que no trabajan, mujeres que trabajan y viven solas, mujeres que viven en pareja, mujeres que no quieren ser madres, mujeres que lo desean y no pueden, mujeres que lo son o están a puntito de serlo, mujeres que no tienen prisa pero el ritmo biológico a veces llama a la puerta. Mujeres que tienen miedo de estar solas y mujeres que saben que pueden estar solas, mujeres con miedo a tener éxito y mujeres a las que les da igual. Todas sienten, padecen, ríen, lloran, se levantan cada día, luchan por ser mejores personas, por vivir en un mundo mejor, y siempre tienen una sonrisa, un abrazo, un gesto de cariño, aceptación hacia el otro/a, aún se estén muriendo de pena o dolor por dentro ya sea físico o emocional. Lo mismo sucede con las pacientes que acuden a mi consulta, que han tenido el valor para pedir ayuda y recaudar fuerzas para luchar por sí mismas, confrontar humillaciones y recordar el valor propio.

Todas y cada una de las mujeres mencionadas, han sufrido en algún momento algún comentario sexista ya venga de hombres o de mujeres, hay quien ha vivido maltrato físico y emocional, han estado en relaciones donde se las ha infravalorado, o incluso ellas mismas creyeron que no valían, a todas le han dicho esto de “se te pasa el arroz”, o “¿no piensas tener hijos”¿, o “¿cuándo te vas a casar?”, o “ si no te arreglas ningún hombre te va a querer” o “tu marido te va a dejar si no eres más coqueta”, o han  trabajado igual o más que un colega hombre y han cobrado menos, o no se ha valorado su opinión por simplemente ser mujer, Cada vez, sucede menos, pero aún sucede.

Hoy se celebra el día de aquellas mujeres que luchan cada día por sus derechos, cuyo motivo inicial fue duro y sangriento, pero se va consiguiendo, y la lucha ha de continuar por iniciativa propia, sólo hay que ver las noticias para saber que esto está aún muy verde.

Empezando por tener presente el tema de género a la hora de hablar y redactar como mi compañera me está inculcando porque a mí  me pasaba a menudo desapercibido por falta de costumbre, pero es cuestión de crear conciencia, de darse cuenta y cuando lo hacemos, el cambio es posible o prefiero denominarlo la evolución porque el cambio se originó hace ya tiempo.

Es un día de toma de conciencia, pero cada día es el día, de la mujer, del hombre, del niño, al fin y al cabo, el ser humano. Todos sufrimos las consecuencias de la desigualdad. Y tenemos que tener presente ser equitativos y justos y no olvidar que los hombres también sufren las diferencias de género.11889677_10153440256410310_8914094681086653567_n

La ira…expresión, utilidad y límites

Estándar

Publicado previamente en la página de facebook de Personas que Aman Demasiado

¿Alguna vez has reprimido tu ira?, ¿alguna vez has sentido enojo pero te has callado por no molestar? ¿O sin embargo de repente has explotado por acumular tanto y la expresión de ella ha sido tan inadecuada que las consecuencias aún han sido peores y la culpabilidad se ha instaurado en ti?
Sentimos ira cuando nuestro sistema biológico responde ante una amenaza, segregamos adrenalina y noradrenalina, que son neurotransmisores que nos activan para luchar. Es una respuesta defensiva. Es una emoción innata presente en casi todas las especies. Es una respuesta del organismo que surge en cuanto nos vemos bloqueados para la consecución de un objetivo, o derivado de algo que nos produce insatisfacción.
La ira es adaptativa, posee funciones necesarias como por ejemplo, la protección de nosotros mismos, de nuestra familia, entorno, principios, valores, creencias, cuando sentimos algunos de estos aspectos atacados es probable que desencadenemos el proceso de ira. La ira puede ser tanto extremadamente perjudicial, como positiva; en el sentido positivo se debe a la energía que consigue que tengamos para regular nuestro estado y conseguir nuestros objetivos.
La ira reprimida puede ser causante de muchas cuestiones negativas e incluso puede tener consecuencias en la salud. Dolor de cabeza, de estómago o dolencias más graves y crónicas, lo más investigado en cuanto a su relación son los problemas cardiovasculares. Evidentemente también tiene consecuencias emocionales como la ansiedad o depresión (también pueden ser causas), e incluso conductuales, por ejemplo ejercer daño sobre otra persona y puede mermar evidentemente tus relaciones sociales, pues a nadie nos gusta sentir los efectos de la ira cuando ésta no se ha expresado adecuadamente, pudiendo provocar además un círculo vicioso.
“Aprende a convertir el enojo que destruye en enojo que resuelve” Noberto Levy
Enojo, ira, odio. Son distintos grados de la misma emoción.
El Resentimiento y rencor, surge cuando está toda esta emoción negativa y dañina enquistada, latente en nosotros, pudiendo llegar a saltar en cualquier momento o provocar una actitud de venganza; cruda opción llena de rencor, distorsión absoluta del enojo. Que a la hora de la verdad no soluciona nada y se centra en hacer daño al prójimo para que sufra más de lo que uno ha sufrido a poder ser, si no, resultaría insatisfactorio.
“Vengándose, uno se iguala a su enemigo; perdonándolo, se muestra superior a él.”
Sir Francis Bacon (1561-1626) Filósofo y estadista británico.
Como vemos el enojo “ciega”, nos ciega en el sentido de recurrir a los medios adecuados para afrontar una situación, si sabemos manejar esto, que podemos hacerlo mediante respiración y relajación para obtener calma podremos dar unos pasos más asertivos para llegar a soluciones satisfactorias.
Si aceptamos las cosas tal y como son, si dejamos pasar el sentimiento de frustración, y comprendemos, tal vez tengamos que vivir algo más de tiempos frustrados pero no enojados.
Estas frustraciones que derivan en enojo… ¿qué nos quieren decir?, ¿qué tenemos que aprender de nosotros mismos durante el proceso?, ¿Qué utilidad tiene mi enojo?, ¿voy con una predisposición a enojarme, a encontrar enemigos y por tanto a mantener una actitud desafiante?. Es importante comprendernos, saber qué lo provoca y conocer nuestra manera habitual de reaccionar para entrenarnos en disminuir la intensidad de la emoción que nos causa malestar, para tener una expresión adecuada de la ira siendo asertivos, y para minimizar los daños colaterales.
Quiero comentar aquí un ejemplo de Reino animal, leído en el libro “La Sabiduría de Las Emociones” de Norton Levy. Cuenta que por ejemplo la expresión de la ira en los lobos es tremendamente adaptativa ya que evolutivamente han conseguido ritualizarla de tal modo que cuando hay una confrontación entre dos lobos de la manada se enfrentan en una lucha pero ninguno muere, si acaso se va de la manada o el ganador termina siendo el lobo “alfa”; dependiendo de la disputa; pero sin embargo cuando dos pájaros entran en un conflicto; y surge el mecanismo de la ira; este enfrentamiento acaba en la muerte de uno de los dos, ya que no están acostumbrados a manejar este tipo de situaciones, lo que quiere decir todo esto es que es necesario el entrenamiento para tener una respuesta asertiva de la ira.
“Si a cada niño de ocho años de este planeta le enseñásemos meditación eliminaríamos la violencia del mundo en una generación.” Dalai Lama
Para comprender mejor la ira es necesario reconocer que tiene relación con el miedo, que normalmente es una respuesta previa. Hay que ver qué miedo hay detrás de mis reacciones de ira. Por ejemplo cuando me enojo porque alguien me dice cómo debo trabajar sin haberle preguntado, tal vez el miedo detrás de mi reacción es que realmente piense que hago un mal trabajo, o que lo piense mi jefe o que me puedan despedir. En el momento que reconocemos el miedo, entenderemos aún mejor lo que nos sucede y nuestras reacciones.
Tendemos con frecuencia a ver la ira en el sentido de un todo o nada, o me lo callo todo o exploto, pero en realidad esa explosión la mayoría de los casos deriva de callar, aguantar y de ir llenando el recipiente de odio, negatividad, etc.“La graduación de la reacción es una conquista evolutiva que es, a su vez, producto de la ejercitación”.
Hay que diferenciar entre la necesidad de descargar nuestra ira, del impulso de ataque hacia otra persona, son cosas distintas.
Para descargar, tenemos que descubrir nuestra propia técnica, a mí me funciona pasear, nadar y escribir, en sesión invito a tirar cojines o a gritar, hay quien hace boxeo, cuando descargamos saludablemente, vemos las cosas con más claridad y sentimos el cuerpo más relajado.
También tenemos derecho a tomarnos el tiempo para expresar lo que necesitamos, pues cuando un acontecimiento nos afecta y actuamos de manera impulsiva podemos decir y hacer cosas de las que luego nos arrepentiremos, incluso tenemos derecho a pedir ese período de tiempo fuera para canalizar esta energía negativa y luego hablarlo cuando se crea conveniente.
Cuando expresamos de manera objetiva y asertiva nuestro enojo hacia la persona que lo ha provocado intentando no enjuiciar, esta persona podrá comprender y cambiar la actitud que nos molesta para mejorar la relación, sin embargo si creemos que “no merece” saber lo que nos molesta, porque es un gusto para ella hacernos daño o porque supuestamente ella tendría que haberse dado cuenta por sí solita, o porque creemos que al reconocer nuestro dolor somos débiles, conseguiremos enquistar ese enfado que puede terminar convirtiéndose en rencor y en todo lo que conlleva la no expresión adecuada de la ira, como ya hemos mencionado previamente, por ejemplo trastornos musculares, cardiovasculares, etc.
Es conveniente saber poner límites y autoafirmarse.
En conclusión; la ira es adaptativa pero hasta cierto punto, necesitamos conocernos, comprendernos y reconocer nuestros miedos y frustraciones para afrontar las situaciones de manera asertiva , dándonos nuestro tiempo y practicar si es necesario. Y si añadimos meditación (o lo que nos sirva) a nuestro día a día conseguiremos prevenir emociones exageradas y respuestas inadecuadas.
Referencias bibliográficas:
Mira y López, E. “Cuatro Gigantes del Alma”Lidiun. Buenos Aires
Norberto Levy, “La sabiduría de las emociones” (2010) De Bolsillo. Barcelona

Taller para Personas que Aman Demasiado. Sábado 16 de Enero, de 10.00 a 14.00. en la Alameda de Hércules (Sevilla)

Estándar

Quiero escribir este post para recordaros el inicio del Taller para Personas que Aman Demasiado que dará comiendo el Sábado 16 de Enero a las 10.00 en Alameda, tendrá una duración de 4 horas.

Agradecemos difusión y para cualquier información o para inscribirse podéis escribirnos o llamarnos en aquellos datos qe figuran en el cartel adjunto.

Muchísimas gracias.

10631320_1057879517590348_1942462042990576027_o

Contenido de las sesiones:

1. Presentación, concepto de amor, amor romántico, mitos.
2. Ira no expresada, límites del amor, seguir tu intuición.
3. Amistades y miedo a la soledad.
4. Familia y reconciliación con el pasado.
5. Trabajo y derecho a pedir
6. Reglas básicas para el autocuidado, futuras relaciones.

ANUNCIO DEL TALLER:

¿Cómo son tus relaciones personales? ¿Querrías mejorar tu relación de pareja, tus relaciones familiares o con las amistades, tal vez tus relaciones en el trabajo? ¿Sientes que todas o algunas de ellas te suponen un costo, te impiden crecer, te restan energía?, ¿Hay relaciones que consideras que te perjudican y de las que no sabes cómo salir? ¿Consideras que hay historias que se repiten en tu vida? Todo esto y mucho más es lo que trabajaremos en las seis sesiones que componen el Taller para personas que aman demasiado. Veremos cómo nos relacionamos en las cuatro áreas principales de nuestra vida, la pareja, la familia, las amistades y el trabajo. Y desde ahí analizaremos cómo nos relacionamos internamente, con nuestra propia persona, pues desde ahí actuamos con las demás. La primera sesión será el sábado 16 de enero, en horario de mañana, de 10:00 a 14:00 h. Si te interesa puedes reservar plaza o informarte en los teléfonos 628074404 (Maite) y 687320914 (Cecilia).

Escrito por Maite Márquez

¿A quién va dirigido?

Este taller va dirigido a esa parte de cada persona que se excede en el amor, que rebasa los límites de lo que es propio para entregarlo a alguna otra. Reconocemos facilmente personas que aman demasiado, que todo su ser lo tienen puesto en las demás, que se preocupan antes de lo que les sucede a quienes quieren, que de lo que les pasa a ellas mismas. Quizás por eso es a ellas a quienes les cuesta reconocerse, lo mismo que nos cuesta reconocer cuánto tenemos de ese amor sin límites, que nos limita en el amor hacia nosotros y nosotras.

Así que este taller es para personas que quieran indagar en su manera de relacionarse, con la pareja, con la familia, con las amistades, en el trabajo y consigo mismas. Y comenzaremos planteándonos si el amor es uno o hay varios tipos de amor y si compartimos el mismo concepto de amor todas las personas.

Escrito por Maite Márquez

Amar demasiado, es demasiado común

Estándar

Esta es una entrada que realicé para la Página de Facebook “Personas que Aman Demasiado”, a la que os podéis  suscribir si lo deseáis, donde también compartiremos información sobre los talleres relacionados:

AMAR DEMASIADO, ES DEMASIADO COMÚN

Si crees que el amor lo justifica todo y que amar y estar con alguien es tu principal fuente de realización, el amor se convierte en una obsesión y no serás capaz de vivir sin él, ni de renunciar a él, o a tu pareja, cuando debas hacerlo. Aunque el miedo y el apego te bloqueen la mente y ablanden tu corazón, no importa cuánto te amen, sino cómo lo hagan.

Walter Riso

A veces cuando leemos y leemos y escribimos y escribimos y trabajamos terapéuticamente, perdemos un poco la perspectiva de la sabiduría de las personas, de lo que es el día a día, de lo que se aprende escuchando experiencias ajenas si necesidad de estar formados en nada más que en la Escuela de La Vida.
Por ello he pedido a contactos míos, colegas, amigos, conocidos, familiares, que me expongan de manera anónima y voluntaria, qué es para ellos Amar demasiado, o cuando lo han vivido.

Lee el resto de esta entrada

Balance 2015.Uno más de tantos.

Estándar

Bueno, hacer un repaso de lo que ha sido el año, al comienzo del año nuevo está trilladísimo, al igual que plantearse propósitos de los cuales con suerte cumpliremos un 10%, especialmente si no son realistas, pero no por ello deja de ser aconsejable y efectivo, e incluso nostálgico y bonito, así tomamos conciencia de lo que hemos aprendido y de lo bueno que hemos vivido que al fin y al cabo es de lo que se trata. Por lo tanto hoy hablaré de mi 2015 desde la esfera personal, no como psicóloga sino como una mujer más independientemente de su profesión aunque siempre es un aspecto principal en mi vida, otro día me arranco con los propósitos para el 2016. 😉

CSC_0301

Hace un año escribí lo siguiente:

 

Propósito para 2015: Ser más honesta y expresiva con mis emociones, especialmente con las más íntimas, cariño, pasión y amor, independientemente de las consecuencias. Aunque a veces se me crucen los cables y me haga la dura…jeje Es un proceso que ya hace algún tiempo comenzó y va poco a poco. Hay quien incluso se sorprende pero en realidad soy más yo, sin temores, sin corazas, sin paracaídas. Happy anyway.

 

Y he de decir que lo he cumplido gustosamente, que he tenido un 2015 a pecho descubierto y he vivido intensamente todo tipo de emociones y gracias a ello he aprendido mucho, he afinado mi puntería y mi camino se ha tornado más preciso en esta vida. En definitiva, me he permitido ser yo misma y cuando uno es uno mismo, es en líneas generales feliz.

 

En lo profesional he perdido miedos, he reconocido mi valía, he aplicado nuevas técnicas, he tenido nuevas exitosas experiencias y he ido focalizando en las especialidades.

He aprendido que no hay que dejar los papeleos para última hora pero que si lo haces, hay que hacer todo lo posible para solucionarlo, que no me tiene qué importar el qué dirán de otros profesionales porque los realmente importantes son los pacientes que acuden a consulta y la capacidad de trabajo y el valor (lo buena que una es o no) se traduce en el día a día y en las personas que conmigo mejoran su calidad de vida.

He asumido que es normal tener épocas de pérdida y frustración porque crees que no haces lo suficiente pero en realidad es porque te preocupas pero también te ocupas. Que tengo formación y experiencia suficiente para afrontar cualquier vicisitud que en este terreno se me presente y si me veo limitada ser honesta, seguir aprendiendo y en su caso derivar.

Soy consciente de que miedos y el qué dirán me han limitado mucho, pero cada vez los afronto con más ahínco para así crecer más rápido y mejor y he derribado muchos muros.

También he aprendido que sin mi agenda me pierdo bastante y que tengo que apuntarlo todo para que mi mente descanse de los “pendientes” y así dormir mejor. Hay que apuntarlo (casi) todo.

En lo familiar, pues soy aún más consciente de lo relevante que es la familia pero de que tengo mi propia manera de ser (individualidad) que puedo pensar de modo distinto a ellos y sin embargo seguir siendo parte. Y que mi hermana que vive al otro lado del charco seguirá siendo hermana y amiga en todos los sentidos a pesar de los kilómetros que nos separan, y que además tengo a otra familia a la que llamamos “Ohana” que la componen mi grupo de  amigas, que han estado en lo bueno, en lo malo y en lo mediano y yo con ellas, y es muy importante cuidarnos, pero también somos comprensivas cuando no podemos estar.

En las relaciones de pareja (del tipo que sean), aprendí que si eres honesta emocionalmente aunque a veces te sientas confusa, terminarás eligiendo bien y amando adecuadamente y que tenemos derecho a exigir lo mismo.

Respecto a la relación conmigo misma. Que puedo ser bella, sexy, divertida e inteligente, aunque siempre haya alguien aparentemente mejor que yo en cualquiera de los aspectos citados o en otros no mencionados. Que la comparación es el invento más absurdo del ser humano junto al de la culpabilidad (que no arrepentimiento), que tengo mi propia idiosincrasia y eso me hace una persona especial y única y no hay nadie como yo, ni mejor, ni peor, pero nadie como yo. Y que no puedo dejar mis aficiones de lado a pesar de que me falte tiempo porque me ayudan a mantener mi paz interior, mi equilibrio mental.

Y luego una reflexión más respecto a personas que he conocido o (des)conocido, que me han ayudado además a entenderme mejor, ya sabía lo que no quería, pero ahora tengo más claro que nunca lo que sí quiero. En concreto dos, una de ellas me ha ayudado a darme cuenta de lo inútil que es prestar atención a alguien que nunca está por mucho que adorne su ausencia con palabras para simular y otra que a pesar de estar, el estar a medias tampoco es suficiente, independientemente de su honestidad. Me he dado cuenta de que no era yo la cobarde, confusa, ni dependiente, sino que estas personas tienen importantes inseguridades que trabajar y es mejor dejarles el camino despejado para que aprendan por sí mismos y no odiarles, ni frustrarse por sus acciones que son fruto de su miedo, simplemente respetar y seguir con la vida propia que está llena de excelentes sorpresas especialmente cuando se suelta aquello que no hace bien.

Otras dos cosas importantes, que sentir envidia es humano, reconocerla sabio y es la manera de dejar de padecerla. Y que tenemos derecho a darnos el tiempo que necesitemos para pensar antes de tomar una decisión del tipo que sea. Es decir, hemos de permitirnos fluir a nuestro propio ritmo, no al que nos imponen, en la medida de lo posible.

Y para terminar valoraré todo lo bueno que me ha sucedido que incluye el aprendizaje expuesto:

He tenido visitas de Chile, Nicaragua, Colombia y  Alemania, también alguna de otros lugares de España, entre ellas mi hermana, he disfrutado de todas, me encanta atender, hacer de Cicerone y sobre todo gozar de lo enriquecedor de la mezcla de tantas culturas.

He viajado a Irlanda y Gran Canaria, he podido acudir al festival de Blues de Cazorla con la mejor compañía impensable, además de Granada y por supuesto siempre Madrid y Estepona,  donde también he conocido a gente que de algún modo ha empezado a formar parte de mi vida y sino, al menos de mis recuerdos.

He podido acudir a la Boda del Año, la Boda de la Vida, de una pareja de amigos que con el tiempo y a fuego lento, como a mí me gusta, se han convertido en las personas más importantes de mi vida y su unión oficial me hizo muy feliz.

Este año me hice estrictamente vegetariana y sé más que nunca sobre nutrición y no sólo eso sino que me encanta y me aventuro algo más en la cocina, y soy más feliz por ser consecuente con mis principios en esta línea. Que aquí tampoco importa lo que lo demás opinen si tienes clara tu posición podrás mantenerte firme, habrá gente que por el simple hecho de que tú seas vegetariana se sentirá atacada porque ellos no lo son y directamente discutirán, pero ese será tan sólo su problema. Yo nunca he dicho, ni digo ni diré a nadie que ha de comer o no, y progresivamente intento extrapolar esto en otros aspectos, puedo sugerir pero no imponer, tal vez lo haga, pero quiero sugerir y no imponer.

Acepto más y mejor mi cuerpo. Una es bella siempre que así se sienta. Por dentro y por fuera, pero para serlo por fuera hay que serlo por dentro y para ello hay que ser consciente de los propios valores y seguir con coherencia los principios.

Que mi familia, en su mayoría goza de salud, a pesar de la dura lucha que han vivido recientemente algunos de ellos con enfermedades graves que sin embargo han superado.

Poner límites es fundamental, ser comprensivo también, para tener buena fluctuación vital. Y que el pasado, especialmente si es tóxico, mejor dejarlo atrás, confrontándolo pero perdonando y olvidando, sí olvidando, olvidando los oscuro, lo rencoroso, que sólo sirve para bloquear emocionalmente.

Y con todo este aprendizaje he terminado el año junto a una persona excepcional que no sé qué sucederá en el futuro pero en el Aquí y Ahora se ha convertido en alguien principal, y esto es gracias a ir a pecho descubierto, sin paracaídas, sin miedo y lo mejor es que puedo ser Yo Misma a Su Lado.

Para finalizar gracias a quienes han formado de un modo u otro parte de mi vida el pasado 2015 y han influido de modo principal en mí recorrido. Mi padre, madre y hermana; sin duda; sin ellos no sería quien soy hoy. A Ohana, como no, que aportan felicidad a mi vida todos los días. A Fran, Jose, Dani y Seba, con quienes he aprendido mucho sobre todo de mi misma. A Diana que me ha recordado que la amistad no tiene límites y la Pepa por siempre estar ahí a pesar de la distancia A Marcos, Eli y David, y Edu que me aceptan tal y como soy y me adoran y es mutuo. A Estrella y a Maite, que me motivan día a día profesionalmente además de personalmente y confían en mi calidad como psicóloga,  y a todos mis pacientes que sin ellos no tendría sentido mi vida tampoco. Y por último y no menos importante (de hecho MUY importante) a R., con quien estoy descubriendo un sentido más interesante de la vida que además me fascina.

Este post parece que “estoy encantada de haberme conocido”, intento sólo focalizar en lo bueno siendo realista, la cuestión es que he aprendido y asimilado lo que viene a ser el camino de la aceptación.
Ahora nos toca vivir la aventura del 2016.

DSC_0017

Fotografías: Josseline Jara, Cristina Ruano y Cecilia Ruano.