Archivo de la categoría: Autoestima

RETO ENAMÓRATE DE TI. DÍA 3 Y 4 DE FEBRERO

Estándar

Seguiré compartiendo el reto por aquí también, es un reto movilizado en facebook pero para poder rescatarlo con facilidad me pareció buena idea transmitirlo por aquí, aunque lo haga en fechas distintas, especialmente mientras la página de Artemisa se encuentra en obras que es donde surge este movimiento.

3/03/2019

RETO Febrero “ENAMÓRATE DE TI”

Mi propuesta de hoy va en relación con la vida social y el tiempo libre..hoy es Domingo y muchas personas nos damos un descanso semanal.

Sugiero que si te apetece estar con gente te rodees de personas que te transmitan buena energía, personas con quien sonrías y rías a pesar de los conflictos, con quien uses el humor sano y no haya competitividad, con quien puedes estar relajadamente y llegues a casa con las pilas recargadas.Sin compromisos.Sin obligaciones.Sin estar por estar.

Si decides estar a solas, te sugiero que si te apetece cine, serie o lectura sea algo que te llene, que te haga sentir, que te conecte, no consumir por consumir, que si te apetece estar a solas contigo mismo te escuches y trates con amabilidad.

Sea lo que sea “Enamórate de ti”

La imagen puede contener: Cecilia Ruano Psicologa, sonriendo

4/02/19

Ayer un amigo me dijo que leyó mi reto de Febrero y que él, el fin de semana; entre otras cosas; se había querido mucho en el sentido de comer bien.

Y es que es otra manera, nutrir tu cuerpo, comiendo bien y gozando de ello.

Hoy que es Lunes muchos iniciamos dietas o nos fustigamos por no haberlas respetado el fin de semana, ni uno , ni lo otro nos ayuda.

La cosa consiste en tomar conciencia de ir comenzando a aplicar los hábitos de vida saludables hasta que formen parte total de la rutina, entre ellos la alimentación, que te sienta bien, qué te sienta mal, qué te gusta, qué no te gusta, tomar conciencia de la saciedad, aprender a mimarse y que si tomamos caprichos “prohibidos” de vez en cuando—¡¡no pasa nada!! Mímate hasta en ese momento; ya que no sólo la comida nos sienta mal a veces, sino el arrepentirnos sobre aquello que hemos comido, castigándonos después con restricciones o machacándonos mentalmente.

Come en paz y armonía y si procuras no consumir desgracias ajenas a la vez , mejor que mejor, ya que mejor digerirás y más respeto estarás dando a tu cuerpo, a tu existir, a tu momento, hay tiempo para todo si realmente te apetece ver noticias, o dramas, o etc.

Enamórate de ti hasta en tu manera de comer. 
Degusta mientras te gustas.
Saborea.
Nútrete.
Disfruta.
Siente.
Vive.
Cuídate.
Mímate

Cada vez que ingieras algo, lo que sea, piensa en cómo tratarías al amor de tu vida, el amor de tu vida eres tú. Y que si algo está delicioso pero no es sano, que sea la excepción y no la norma.

La imagen puede contener: comida
Anuncios

El dolor tiene su sentido de ser.

Estándar

Este texto fue creado para la página de facebook Artemisa Psicologia, que en breve abrirá su blog

Te quedas sin aire, sientes una presión constante en el pecho, te duele el estómago y vas demasiado a menudo al baño o demasiado poco, duermes mal desde hace un tiempo, las ojeras te delatan, no comes o comes mucho, no ríes con el alma, siempre estás pensando que sólo es cuestión de tiempo, que ya se pasará, que ya se solucionará, que ya cambiará, mientras te evades para no sentir con alcohol, drogas o medicación porque es más fácil, porque así no sientes, así evitas, así no sales de tu comodidad, no confrontas, ni siquiera te lo planteas, mientras tu cuerpo grita, tu alma llora y tu te marchitas.

El malestar, el dolor, el sufrimiento…tiene su sentido de ser, date tu tiempo, no vayas como kamikaze, reflexiona, toma conciencia, escucha lo que sientes y cuando tengas la fuerza y la decisión actúa sin miedo o con miedo pero en el momento oportuno para ti y por ti, no que te impongan, ten compasión, escúchate, compréndete, conócete y mimate por ese camino que sea lo que sea, será para mejor y ya desaparecerá la presión en el pecho, encontrarás aire que respirar, comerás y dormirás con normalidad, y reirás con el alma o sonreirás desde la serenidad.

Texto e Imagen: Cecilia Ruano

 

La imagen puede contener: 1 persona

 

Sé tú. (Be Yourself)

Estándar

Mientras fregaba los platos a mano (ejercicio meditativo en mi caso) me han venido un par de recuerdos a mi cabeza y he decidido escribir sobre ello.

Una vez me enamoré hasta las trancas de un chico, ni a primera ni a segunda vista pero si progresivamente porque tenía un carácter excepcional que es lo que verdaderamente importa, no voy a contar como surgió la historia ni cómo se desarrolló pero si de esa experiencia rescato para esta entrada el comentario de una amiga íntima que precisamente fue quien presentó al chico en cuestión, este fue “para gustarle a funalito debes ser menos tú y más como x”, “para que conquistar a funalito debes ser menos independiente y menos directa”, yo era joven e ingenua aún pero me dije que no quería gustar a nadie sin ser yo, a veces lo conseguimos y a veces nos olvidamos de ellos, si no tenemos conciencia nos escondemos tras máscaras que muestran un yo antinatural pero con el que no sentimos protegidos mientras se nos enquistan un número determinado de malestares.

Este tipo de mensajes se convierten en introyectos que nos minan la autoestima y no nos dejan ser como realmente somos, evidentemente no fue ni la primera ni la última vez que he escuchado algo así, hace poco de nuevo me comentaron que quizá debería mostrarme menos independiente y así conseguiría algo más de otras personas, quizá ese día me quejé de algo pero en ningún momento insinué en dejar de ser yo misma, también otra gran amiga en su momento me dijo que debía hacerme algo la “tonta” para que mi pareja, al que ella no conocía apenas, se sintiera más seguro de sí, yo me opuse a ello, si no me aceptan como soy aunque por el camino me duela el rechazo no tiene sentido mantener una relación íntima, al igual que si yo no acepto a la otra persona tal cual es, otra cuestión ya es el ceder, dónde, cómo y cuándo ceder, el conocerse y adaptarse, pero en la medida de lo posible no dejar de ser quien somos de verdad, y esto cuesta tanto porque esos introyectos ya comienzan desde la infancia, y vienen desde nuestro origen familiar, y no es tan fácil tomar conciencia por ello (y por mucho más) la Psicología tiene su utilidad.

Pero en esta pequeña reflexión recomiendo tomar conciencia de ello y no permitir a otras personas que nos digan que no seamos como somos, especialmente si a nosotros nos gusta y no hacemos daño a nadie.

Si las actitudes que tomamos hacen daño a otros y a nosotros mismos, entonces si es momento de plantearse un cambio, pero probablemente si eso sucede es porque no nos conocemos, no nos respetamos y no nos estamos permitiendo ser nosotros mismos.

Pd: Repito imagen, pero es la que lo expresa, e intento que casi todo sea de cosecha propia 🙂

by21

Comprender y Manejar el Miedo a la Soledad

Estándar
Artículo elaborado específicamente para la página de facebook: https://www.facebook.com/personasqueamandemasiado/?fref=nf
El miedo a la soledad es un temor muy habitual en nuestros días, con consecuencias a menudo nefastas para nuestro bienestar, por ejemplo puede conseguir que adoptemos un comportamiento permisivo e inclusive sumiso, olvidándonos de poner límites y tal vez ni siquiera logremos estar en buena compañía.
“La soledad que sientes con otra persona, la persona equivocada, es la más solitaria de todas”. Deb Caletti.
El resultado de todo este miedo puede derivar en dependencia emocional o codependencia y uno de los caminos es aprender a estar en soledad, a hacer las cosas de manera independiente, a caerse cuando toca y a pedir ayuda cuando es necesario; no vivir en los extremos; obtener un equilibrio que nos haga estar en sintonía, sintiendo bienestar y orgullo, manejando el miedo que puede provocarnos anticipar circunstancias irreales.
El temor a la soledad se puede observar en la aceptación de chantajes emocionales con tal de que la relación con la persona que corresponda no flaquee o no se rompa, implica que la base de nuestra felicidad aparente esté asentada en la felicidad ajena olvidando por completo nuestras necesidades, ya que en estas circunstancias nuestro fin primero es no sentir la soledad a toda costa. Puede incluso que dejemos de hacer aquellas cosas que nos entusiasman o simplemente nos agradan si afecta de algún modo al objeto de nuestra atención, amor, compañía. Puede resultar en situaciones de maltrato; humillaciones, vejaciones, prohibiciones, aislamiento, maltrato físico; quedándonos en relaciones destructivas porque pensamos; y si lo pensamos lo sentimos; que la soledad es peor en estos casos que estar en mala compañía. Nos afectarán muchísimo las opiniones de las demás personas,tendremos la necesidad de complacerles constantemente para ser felices. Es una utopía hipotecar nuestro bienestar en base al bienestar u opiniones ajenas, estar expectante a la opinión de quienes tienen temperamentos e historias diferentes a las nuestras; es imposible que todo el mundo hable bien de ti , esto al no verse cumplido sólo genera frustración.
Hay que trabajar aquí la autoestima. Aprender a estar contigo mismo/a. A aceptarnos con nuestros pros y contras. A valorar nuestros fracasos y reconocer nuestros éxitos dentro de nuestra propia evolución sin compararnos. Cuando nos abracemos, amemos, aceptemos, podremos perder el miedo a la soledad y estar en compañía sin abandonar nuestra libertad.
El sentimiento de soledad es absolutamente algo subjetivo, especialmente cuando se trata de la soledad emocional, también existe la soledad social que es algo que se puede valorar de manera más objetiva en el caso de personas que carecen de redes sociales o éstas son superficiales, ya que hay que distinguir el aislamiento social por decisión propia debido a los motivos que sean, del sentimiento de soledad. El punto importante para valorar esto y que haya que trabajarlo es el sentimiento subjetivo de angustia y tristeza que genera y que se vive generalmente de modo intenso con ansiedad y depresión.
Somos seres sociales y esto lo demuestra el conocido estudio de Harlye Harlow “La madre de alambre” sobre el apego, y la necesidad que tenemos de afiliación que ya Maslow señalaba en su pirámide justo después de las necesidades básicas. Todo esto yo lo definiría a grosso modo como que somos seres sociales para trabajar en equipo pero también necesitamos hacer parte de investigación de manera individual para luego realizar una puesta en común y que el resultado sea exitoso. Desde que nacemos, estamos en el seno de una familia del tipo que sea, nos relacionamos después con iguales y vamos creciendo aumentando relaciones, perfilándolas y demás, pero si tenemos la capacidad de ir y venir y de que las demás personas se vayan y vuelvan, siendo libres, independientes siempre con respeto y permitiendo ser, lograremos relaciones satisfactorias, no perfectas, pero si suficientemente buenas.
La manera en la que se ha desarrollado nuestro apego es fundamental para entender estos temores que tenemos y el cómo nos relacionamos. Según Bowlby y Mary Ainsowth, los grandes teóricos del apego, existen distintos tipos de apego, a saber:
1. Apego seguro: El padre y la madre tienen una actitud atenta, dan afecto, y el/la menor cuando estas figuras de apego se van, se torna ansioso pero cuando regresan se tranquiliza. Estas personas en su adultez son personas tranquilas, seguras, confiadas, felices y con relaciones generalmente estables.
2. Apego inseguro-evitativo: En este estilo de apego el padre y la madre tienen una actitud indiferente, pasiva o negligente. En su adultez estos/as menores suelen ser pesimistas y no confiar en las relaciones.
3. Apego inseguro ambivalente: Las figuras de apego aquí son inconsistentes e incoherentes, a veces hacen caso y otras no, generando un miedo en el/la menor de quedarse a solas, abandonado/a además un control ansioso sobre la actitud de las personas cuidadoras cuando crecen pueden llegar a mostrarse con ansiedad, dependencia y celotipia o celos y vivir relaciones destructivas.
Estudiaremos el apego más detenidamente cuando hablemos de la familia próximamente, pero me ha parecido importante señalarlo aquí ya que es fundamental para comprender cómo formamos los vínculos y cómo nos comportamos en pareja y por ende también con amistades.
Cuando buscamos estar en soledad para poder entendernos mejor, podremos saber qué camino seguir en las vicisitudes que nos presenta la vida, pero ciertamente cuando optamos conscientemente por ello, no sentimos el malestar. No obstante, todos/as hemos experimentado esa desagradable sensación más de una vez, empezando por la niñez cuando nos separábamos de nuestros padres y madres, continuando cuando sentíamos incomprensión en la adolescencia, hasta la adultez al experimentar un momento difícil en el que no hayamos percibido apoyo que necesitábamos o tal vez nos faltó el abrazo de algún ser querido.
Es importante el equilibrio entre la soledad elegida, para profundizar en nuestro yo y estar con otras personas vinculadas, como seres sociales estos nos satisface, retroalimenta y da energía. A veces la soledad no es elegida pero podemos usarla en nuestro beneficio y tener presente que se trata de una cuestión temporal y que con algo de esfuerzo podemos invertirla.
Habitualmente el miedo a quedarnos en soledad es irracional si nos centramos en la vida que tenemos, en la familia de la que formamos parte, en las amistades o contactos que nos rodean, o si por circunstancias varias es una realidad, si nos abrimos, tomamos iniciativa de conocer gente y profundizar en relaciones, si escuchamos y nos damos la licencia de ser escuchados/as, y exponemos que nos sucede, o preguntamos a personas de nuestro círculo cómo están, obtendremos respuestas, compañía y generaremos vínculos apaciguando ese sentimiento desolador.

Balance 2015.Uno más de tantos.

Estándar

Bueno, hacer un repaso de lo que ha sido el año, al comienzo del año nuevo está trilladísimo, al igual que plantearse propósitos de los cuales con suerte cumpliremos un 10%, especialmente si no son realistas, pero no por ello deja de ser aconsejable y efectivo, e incluso nostálgico y bonito, así tomamos conciencia de lo que hemos aprendido y de lo bueno que hemos vivido que al fin y al cabo es de lo que se trata. Por lo tanto hoy hablaré de mi 2015 desde la esfera personal, no como psicóloga sino como una mujer más independientemente de su profesión aunque siempre es un aspecto principal en mi vida, otro día me arranco con los propósitos para el 2016. 😉

CSC_0301

Hace un año escribí lo siguiente:

 

Propósito para 2015: Ser más honesta y expresiva con mis emociones, especialmente con las más íntimas, cariño, pasión y amor, independientemente de las consecuencias. Aunque a veces se me crucen los cables y me haga la dura…jeje Es un proceso que ya hace algún tiempo comenzó y va poco a poco. Hay quien incluso se sorprende pero en realidad soy más yo, sin temores, sin corazas, sin paracaídas. Happy anyway.

 

Y he de decir que lo he cumplido gustosamente, que he tenido un 2015 a pecho descubierto y he vivido intensamente todo tipo de emociones y gracias a ello he aprendido mucho, he afinado mi puntería y mi camino se ha tornado más preciso en esta vida. En definitiva, me he permitido ser yo misma y cuando uno es uno mismo, es en líneas generales feliz.

 

En lo profesional he perdido miedos, he reconocido mi valía, he aplicado nuevas técnicas, he tenido nuevas exitosas experiencias y he ido focalizando en las especialidades.

He aprendido que no hay que dejar los papeleos para última hora pero que si lo haces, hay que hacer todo lo posible para solucionarlo, que no me tiene qué importar el qué dirán de otros profesionales porque los realmente importantes son los pacientes que acuden a consulta y la capacidad de trabajo y el valor (lo buena que una es o no) se traduce en el día a día y en las personas que conmigo mejoran su calidad de vida.

He asumido que es normal tener épocas de pérdida y frustración porque crees que no haces lo suficiente pero en realidad es porque te preocupas pero también te ocupas. Que tengo formación y experiencia suficiente para afrontar cualquier vicisitud que en este terreno se me presente y si me veo limitada ser honesta, seguir aprendiendo y en su caso derivar.

Soy consciente de que miedos y el qué dirán me han limitado mucho, pero cada vez los afronto con más ahínco para así crecer más rápido y mejor y he derribado muchos muros.

También he aprendido que sin mi agenda me pierdo bastante y que tengo que apuntarlo todo para que mi mente descanse de los “pendientes” y así dormir mejor. Hay que apuntarlo (casi) todo.

En lo familiar, pues soy aún más consciente de lo relevante que es la familia pero de que tengo mi propia manera de ser (individualidad) que puedo pensar de modo distinto a ellos y sin embargo seguir siendo parte. Y que mi hermana que vive al otro lado del charco seguirá siendo hermana y amiga en todos los sentidos a pesar de los kilómetros que nos separan, y que además tengo a otra familia a la que llamamos “Ohana” que la componen mi grupo de  amigas, que han estado en lo bueno, en lo malo y en lo mediano y yo con ellas, y es muy importante cuidarnos, pero también somos comprensivas cuando no podemos estar.

En las relaciones de pareja (del tipo que sean), aprendí que si eres honesta emocionalmente aunque a veces te sientas confusa, terminarás eligiendo bien y amando adecuadamente y que tenemos derecho a exigir lo mismo.

Respecto a la relación conmigo misma. Que puedo ser bella, sexy, divertida e inteligente, aunque siempre haya alguien aparentemente mejor que yo en cualquiera de los aspectos citados o en otros no mencionados. Que la comparación es el invento más absurdo del ser humano junto al de la culpabilidad (que no arrepentimiento), que tengo mi propia idiosincrasia y eso me hace una persona especial y única y no hay nadie como yo, ni mejor, ni peor, pero nadie como yo. Y que no puedo dejar mis aficiones de lado a pesar de que me falte tiempo porque me ayudan a mantener mi paz interior, mi equilibrio mental.

Y luego una reflexión más respecto a personas que he conocido o (des)conocido, que me han ayudado además a entenderme mejor, ya sabía lo que no quería, pero ahora tengo más claro que nunca lo que sí quiero. En concreto dos, una de ellas me ha ayudado a darme cuenta de lo inútil que es prestar atención a alguien que nunca está por mucho que adorne su ausencia con palabras para simular y otra que a pesar de estar, el estar a medias tampoco es suficiente, independientemente de su honestidad. Me he dado cuenta de que no era yo la cobarde, confusa, ni dependiente, sino que estas personas tienen importantes inseguridades que trabajar y es mejor dejarles el camino despejado para que aprendan por sí mismos y no odiarles, ni frustrarse por sus acciones que son fruto de su miedo, simplemente respetar y seguir con la vida propia que está llena de excelentes sorpresas especialmente cuando se suelta aquello que no hace bien.

Otras dos cosas importantes, que sentir envidia es humano, reconocerla sabio y es la manera de dejar de padecerla. Y que tenemos derecho a darnos el tiempo que necesitemos para pensar antes de tomar una decisión del tipo que sea. Es decir, hemos de permitirnos fluir a nuestro propio ritmo, no al que nos imponen, en la medida de lo posible.

Y para terminar valoraré todo lo bueno que me ha sucedido que incluye el aprendizaje expuesto:

He tenido visitas de Chile, Nicaragua, Colombia y  Alemania, también alguna de otros lugares de España, entre ellas mi hermana, he disfrutado de todas, me encanta atender, hacer de Cicerone y sobre todo gozar de lo enriquecedor de la mezcla de tantas culturas.

He viajado a Irlanda y Gran Canaria, he podido acudir al festival de Blues de Cazorla con la mejor compañía impensable, además de Granada y por supuesto siempre Madrid y Estepona,  donde también he conocido a gente que de algún modo ha empezado a formar parte de mi vida y sino, al menos de mis recuerdos.

He podido acudir a la Boda del Año, la Boda de la Vida, de una pareja de amigos que con el tiempo y a fuego lento, como a mí me gusta, se han convertido en las personas más importantes de mi vida y su unión oficial me hizo muy feliz.

Este año me hice estrictamente vegetariana y sé más que nunca sobre nutrición y no sólo eso sino que me encanta y me aventuro algo más en la cocina, y soy más feliz por ser consecuente con mis principios en esta línea. Que aquí tampoco importa lo que lo demás opinen si tienes clara tu posición podrás mantenerte firme, habrá gente que por el simple hecho de que tú seas vegetariana se sentirá atacada porque ellos no lo son y directamente discutirán, pero ese será tan sólo su problema. Yo nunca he dicho, ni digo ni diré a nadie que ha de comer o no, y progresivamente intento extrapolar esto en otros aspectos, puedo sugerir pero no imponer, tal vez lo haga, pero quiero sugerir y no imponer.

Acepto más y mejor mi cuerpo. Una es bella siempre que así se sienta. Por dentro y por fuera, pero para serlo por fuera hay que serlo por dentro y para ello hay que ser consciente de los propios valores y seguir con coherencia los principios.

Que mi familia, en su mayoría goza de salud, a pesar de la dura lucha que han vivido recientemente algunos de ellos con enfermedades graves que sin embargo han superado.

Poner límites es fundamental, ser comprensivo también, para tener buena fluctuación vital. Y que el pasado, especialmente si es tóxico, mejor dejarlo atrás, confrontándolo pero perdonando y olvidando, sí olvidando, olvidando los oscuro, lo rencoroso, que sólo sirve para bloquear emocionalmente.

Y con todo este aprendizaje he terminado el año junto a una persona excepcional que no sé qué sucederá en el futuro pero en el Aquí y Ahora se ha convertido en alguien principal, y esto es gracias a ir a pecho descubierto, sin paracaídas, sin miedo y lo mejor es que puedo ser Yo Misma a Su Lado.

Para finalizar gracias a quienes han formado de un modo u otro parte de mi vida el pasado 2015 y han influido de modo principal en mí recorrido. Mi padre, madre y hermana; sin duda; sin ellos no sería quien soy hoy. A Ohana, como no, que aportan felicidad a mi vida todos los días. A Fran, Jose, Dani y Seba, con quienes he aprendido mucho sobre todo de mi misma. A Diana que me ha recordado que la amistad no tiene límites y la Pepa por siempre estar ahí a pesar de la distancia A Marcos, Eli y David, y Edu que me aceptan tal y como soy y me adoran y es mutuo. A Estrella y a Maite, que me motivan día a día profesionalmente además de personalmente y confían en mi calidad como psicóloga,  y a todos mis pacientes que sin ellos no tendría sentido mi vida tampoco. Y por último y no menos importante (de hecho MUY importante) a R., con quien estoy descubriendo un sentido más interesante de la vida que además me fascina.

Este post parece que “estoy encantada de haberme conocido”, intento sólo focalizar en lo bueno siendo realista, la cuestión es que he aprendido y asimilado lo que viene a ser el camino de la aceptación.
Ahora nos toca vivir la aventura del 2016.

DSC_0017

Fotografías: Josseline Jara, Cristina Ruano y Cecilia Ruano.

Esas Personas Pez… en el agua.

Estándar

Me gustan las personas que parecen seguras de sí mismas, aunque no lo sean, esa cabeza alta, esos andares con gracia, el pecho hinchado cual pavo real y la sonrisa en su cara de oreja a oreja que te hace sentir en un mundo con sentido, en un lugar que merece la pena estar, en una vida que hay que vivir.

Las personas que no son envidiosas, si eres seguro, no puedes ser envidioso, y si aparentas ser seguro no puedes aparentar ser envidioso, esas personas que se alegran de los logros ajenos y que incluso motivan para ello, que procuran no compararse con nadie ni para bien ni para mal y que estudian su propia evolución, su propio camino y sus propios éxitos y si en algún momento caen en picado y llegan al fondo más ruin y doloroso, resurgen cual ave fénix porque son seguros de sí mismos independientemente de las circunstancias y si no lo son lo aparentan; como ya he dicho; llevando la cabeza bien alta. Muchas veces es cuestión de práctica, de decirnos a nosotros mismos, de racionalizar sin dejar de sentir. Creen en ellos. Son guerreros.

Lee el resto de esta entrada