Amar demasiado, es demasiado común

Estándar

Esta es una entrada que realicé para la Página de Facebook “Personas que Aman Demasiado”, a la que os podéis  suscribir si lo deseáis, donde también compartiremos información sobre los talleres relacionados:

AMAR DEMASIADO, ES DEMASIADO COMÚN

Si crees que el amor lo justifica todo y que amar y estar con alguien es tu principal fuente de realización, el amor se convierte en una obsesión y no serás capaz de vivir sin él, ni de renunciar a él, o a tu pareja, cuando debas hacerlo. Aunque el miedo y el apego te bloqueen la mente y ablanden tu corazón, no importa cuánto te amen, sino cómo lo hagan.

Walter Riso

A veces cuando leemos y leemos y escribimos y escribimos y trabajamos terapéuticamente, perdemos un poco la perspectiva de la sabiduría de las personas, de lo que es el día a día, de lo que se aprende escuchando experiencias ajenas si necesidad de estar formados en nada más que en la Escuela de La Vida.
Por ello he pedido a contactos míos, colegas, amigos, conocidos, familiares, que me expongan de manera anónima y voluntaria, qué es para ellos Amar demasiado, o cuando lo han vivido.

Primero de todo agradecer a quienes se han abierto conmigo, ya que no es fácil, especialmente cuando hablamos de nuestras vulnerabilidades, y a continuación expongo lo que se ha tratado.
“Este enamoramiento provocó que me expulsaran de cole, por bajas notas… Estaba atontado por la niña”.
“Yo comento que nos ha pasado a todos, y quien diga que no miente, miente porque sencillamente gestionar los afectos es un aprendizaje y nadie nace enseñado”.
“Enamorarse demasiado… perder el amor propio, ¿quizá?… conozco a personas que lo han hecho”
“Supongo que amas demasiado cuando antepones las necesidades de la otra persona a las tuyas propias “. Cuando no lo haces te tachan de egoísta”.
“No conocí el amor equilibrado hasta que llegó mi actual pareja a mi vida.
Asumí en mi familia roles que no me correspondían porque asociaba el egoísmo (es decir, pensar en mí) como algo NEGATIVO y opuesto a pensar en los demás.
Egoísta era un insulto fatal
Hacía de madre de mis hermanos en muchos sentidos o tomaba responsabilidades con respecto a mis padres siendo ellos adultos.
Vivía pegada al móvil cuando salía por si me necesitaban para algo.
Ciertas amistades parecían acudir a mi sólo cuando me necesitaban y, cuando no las necesitaba yo parecían huir, pero tenía miedo a quedarme sin amistades, pues en cierta época me costó mucho hacerlas (sufrí acoso escolar y temía que esa soledad se volviera a repetir)
Me enganchaba a tipos que al principio podían ser estupendos pero luego pasaban de mí… y me costaba verlo, por lo mismo; rechazaba perder el afecto
“Creo que siempre he buscado el afecto en personas que en realidad no me correspondían, hombres o en figuras de poder, jefe, maestros, etc… porque mi padre era una persona fría, distante y muy exigente, ahí fue que amé demasiado, me olvidaba de mí, me obsesionaba la idea de que me quisieran a toda costa”.
“Muero de celos, eso es porque amo demasiado, porque lo doy todo y tengo miedo de perderlo, y usualmente me fijo en personas que provocan este sentimiento en mi”.
“Dejé de hacer deporte, de comer saludablemente, de salir con mis amigos, mis aficiones… porque él siempre criticaba todo y yo quería tan sólo que estuviese tranquilo y feliz, creía que el error era mío, que era yo quien estaba mal hecha, cuando conseguí terminar la relación, me percaté de que el errado era él, y que yo no tenía nada malo”.
“Conozco a una señora, madre y abuela, que es incapaz de decir no a nadie de su familia, yo la veo triste y saturada sin embargo ella sigue en esa dinámica porque es lo correcto, porque así la educaron y es lo que tiene que hacer, no tiene tiempo libre para nada. Ese no saber decir no, es amar demasiado, estoy seguro”.
“Tengo un paciente que parece que ha nacido para complacer, a su madre, a su novia, pero el caso que más me llama la atención es el de su jefe, que le encarga cuestiones que no están relacionadas con su trabajo, como llevar el traje a la tintorería por ejemplo, si termina su horario a las tres , sale a las nueve , si un fin de semana tiene un evento importante pero él lo llama para que lo sustituya a última hora en un viaje de negocios, él va… Entiendo que tiene miedo de perder el trabajo, pero se está dejando explotar y esto, es amar demasiado”.
He amado demasiado cuando he dejado de pensar en mí y en mis objetivos personales ( dejar un examen por viajar al encuentro de una persona, a la que en su día quise y no me correspondió)
He amado demasiado cuando he intentado justificar sus malos comportamientos hacia mi persona delante de mis amigos, comportamientos y comentarios que me llegaban a herir y me hacían sentir miserable.
He amado demasiado cuando he dejado amistades a un lado, pensando que él era todo mi mundo.
He amado demasiado cuando contengo mi rabia para estar bien con el cuando algo le ha molestado y acabo expulsando y proyectando la misma con personas que no la merecen.
Cuando terminé de escribir esto me dije, esto no es amar demasiado, ¡¡esto es ser una jodida dependiente emocional de tres al cuarto!!”
“Estuve seis meses con él, y podrían haber sido más si no fuera porque me distancié físicamente, moría por verle, por olerle, por tocarle, por pasar tiempo con él a toda costa, sin embargo a cambio, sólo recibía desprecios como pasar de mí cuando no había relaciones sexuales, siempre era yo quien iba a buscarle, nunca, nunca tuvo un detalle conmigo, ahora pasado el tiempo, me di cuenta que estaba obsesionada, y que no me respetaba, eso es amar demasiado”.
“¿Se puede amar demasiado a una amiga?, yo amé demasiado a una amiga o a varias, porque me dejaba manipular y chantajear emocionalmente para que no se enfadasen conmigo cuando yo tenía una opinión distinta sobre algún plan que hacer por ejemplo, hasta que un día hice frente, desde entonces, no volvimos a ser amigas”.
Conclusión:
Creo que poco hace falta aclarar con los testimonios mencionados, pues explican a la perfección en qué consiste Amar Demasiado, en que es tóxico, que no tenemos que olvidarnos del amor propio y que no nos tiene que importar el qué dirán mucho menos si es nuestra salud mental la que termina estando en juego. Para Amar, no es necesario Amar demasiado, simplemente Amar Bien y para Amar Bien, primero está el Amor Propio y eso, jamás será egoísta.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s